Argazki@

Home  

Index

Euskaraz  

Español

Baserriak   

Caserios

Kostaldea  

Costa

Landaretza   

Vegetación

Arkitektura   

Arquitectura

Eskultura   

Escultura

Iturraran   

Iturraran

Ibaiak   

Ríos

Miramon   

Miramon

Donosti zaharra   

Viejo Donostia

Irun zaharra   

Viejo Irun

Tolosa zaharra   

Viejo Tolosa

"Juan Sebastian Elcano" (Getaria) / Carlos Palao.

CARLOS PALAO

"Juan Sebastián Elcano"

Inaugurada en 1861, fue instalada en el puerto de Getaria - localidad natal de Elcano- para sustituir a la  escultura marmórea de  Alfonso Giraldo Bergaz con motivo de su desaparición durante la primera Guerra carlista.

Cuando en 1936 estalló la Guerra civil, fue trasladada a San Sebastián con objeto de fundir su bronce, pero acabó formando parte del conjunto de ermita y monumento en memoria de los caídos del crucero Baleares levantado en el Paseo Nuevo donostiarra. Terminada la dictadura, la estatua volvió a su primitivo emplazamiento de Getaria.

Juan Sebastián Elcano (Getaria h. 1476-1526). Adquirió en su juventud grandes conocimientos náuticos, participando al mando de una nave propia en las expediciones ordenadas por el cardenal Cisneros para asentar el dominio español en la costa mediterránea de África, así como en las campañas italianas del Gran Capitán.

Las deudas contraídas en la época obligaron a Elcano a vender su embarcación a unos mercaderes extranjeros, circunstancia penada por las leyes españolas; de forma que se convirtió en prófugo de la Justicia y se vio obligado a llevar una vida discreta con el objeto de evitar problemas.

En el año 1518 conoció al navegante portugués Magallanes cuando preparaba una expedición al servicio de España que intentaría abrir una ruta de navegación occidental hacia las islas Molucas, evitando el paso por el cabo de Buena Esperanza. Juan Sebastián decidió embarcar como maestre de una de las cinco naves que en San Lucar de Barrameda (1919) iniciaron el arriesgado viaje.

Próximos a transitar por el estrecho que luego recibiría la denominación de Magallanes, la tripulación de la nao San Antonio se amotinó eligiendo a Juan Sebastián como capitán de la nave. No obstante, Elcano participó también en otro motín, éste contra Magallanes, lo que provocó que perdiera la confianza del jefe de la expedición.

Cuando Magallanes murió en un combate contra indígenas filipinos (abril de 1521), Juan Sebastián encabezó el triunvirato que le sucedió en el mando, marginando a los portugueses, que fueron acusados de parcialidad por eludir el entablar contactos comerciales con las Molucas, beneficiando el monopolio que Portugal tenía en el tráfico comercial con estas islas. De esta forma la expedición pudo llegar a las Molucas, estableciendo contacto con la población indígena, a la que adquirieron un gran cargamento de especias.

Preparando el regreso a España, una de las dos naos supervivientes sufrió graves desperfectos. La solución adoptada consistió en que la nave Victoria, capitaneada por Elcano, siguiera la ruta hacia el oeste y que la nave averiada fuera, tras reparar las averías, hacia las posesiones españolas en América por la ruta oriental.

Por fin, tras completar la vuelta a la Tierra, la expedición llegó a San Lucar de Barrameda en 1922 con tan solo 18 hombres.Carlos I agradeció la hazaña ennobleciendo a Elcano con el escudo y la célebre leyenda "Primus circundedisti me", otorgándole una suculenta recompensa monetaria (que nunca cobró) y conmutándole la pena a la que había incurrido por vender años antes su embarcación.

En 1525 Elcano participó como Piloto Mayor en una nueva expedición con destino a las Molucas. Financiada por los Fugger y mandada por Joffre de Loaysa, fracasó por la muerte sucesiva de este último y del propio Juan Sebastián Elcano en 1526.

En la localidad de Getaria existe otro monumento a Juan Sebastián Elcano, obra de Ricardo Bellver (1888)

Fotografía: JAS,  2005

Lugar: Aledaños del puerto de Getaria

 


© Todos los derechos reservados. © Eskubide guztiak gorderik.

Condiciones de uso de las fotografías. Argazkiak erabiltzeko baldintzak